Compartir

La manera en como nos sentimos cuando compartimos en nuestro entorno es verdaderamente gratificante. Si prestamos atención a nuestro sentir, nos damos cuenta que esos momentos son de gran plenitud. Cuando compartimos sea nuestro tiempo, recursos o lo que tengamos para ofrecer, lo que hacemos es unirnos, conectarnos, expandirnos en amor.

Esta época de navidad se aprovecha para compartir y de alguna manera dejar todo aquello que nos mantiene separados unos de otros.
Para realmente compartir no es que necesitemos fechas especiales, pues si bien es emocionante celebrar estas fiestas, es mas emocionante saber que el compartir es una oportunidad que tenemos cada instante.

Todos tenemos diferentes talentos o formas de expresión para dar al mundo. El mayor regalo que podemos darnos a nosotros mismos es compartirle al mundo nuestra esencia.

Seamos esa luz para el mundo en todo lo que expresamos, ahi es donde si compartimos con el corazón. Esa luz siempre esta ahi para ser extendida, si no la vemos es por que hemos elegido apagarla y estar a oscuras.

Prendamos la luz para así poder ver las maravillas que la vida nos ofrece, y una vez encendida compartirla para que esta se haga cada vez mas brillante.

Recordemos que el momento es ahora, no es necesario esperar por un momento especifico.
Ahora es el momento perfecto.

Comparto la luz y todo el amor al mundo!

Sandra Querubin

Be first to comment