Plenitud

Esta palabra la podemos haber escuchado miles de veces, y en su gran mayoría la hemos visto como algo inalcanzable, imposible o muy lejos de nosotros. Lo mas extraño es que esa plenitud es lo que somos y simplemente no lo vemos. Estamos tan inmersos en nuestras historias, razones u opiniones que simplemente la ceguera nos puede.

Esa plenitud es este mismo instante. Solo por el hecho de existir ya somos plenos y completos. Nada puede dañarnos, herirnos o desaparecernos, pues lo que somos esta mucho mas allá de nuestra comprensión humana.

Cada vez que elegimos el conflicto ante cualquier situación estamos en contra de esa plenitud. Pero por mas que creamos que en realidad podemos estar incompletos, no podemos estarlo.
Podemos experimentar esa sensación, mas no serlo en realidad. Esto nos lleva a vivir en un mundo de ilusión donde a lo que damos valor es a la historia que tenemos en nuestra cabeza.

Creemos que en realidad necesitamos lo que necesitamos para estar plenos, felices, o completos. Si paráramos por un momento de prestar atención a nuestro ruido mental, sera que esa plenitud que somos la podríamos ver en todo y en todos, no como algo externo a nosotros sino como una extension de nosotros mismos?

Que aspectos de nosotros mismos no hemos querido asumir que no podemos ver plenitud?
El mismo reconocimiento de estos es lo que nos lleva a la dicha de la existencia misma.

Recordemos que en verdad somos plenos aunque queramos seguir soñando que no.

Sandra Querubin

Be first to comment